31/10/15

10 cosas sobre 'La última noche en Tremore Beach' de Mikel Santiago

La última noche en Tremore B**ch
(Título versión no explícita a lo Spotify)

Ya puedo decir que este ha sido mi mes del miedo por diversas razones, a saber: Ediciones B me nutrió la estantería con un ejemplar de La última noche en Tremore Beach y sentía cierto temor a que no me gustara tanto como la última obra del tito Santiago; llovió durante dos días seguidos, algo que en Murcia solo puede presagiar el fin del mundo pero al final no; fue Halloween; mi madre pensó que era buena idea colocar un espejo nuevo sin avisar y por poco muero al ver a un señor reflejado hasta que me di cuenta de que era yo; y presencié aturdido la actuación de Ellie Goulding en los MTV EMA (todavía hay perros ladrando en Italia).

10 cosas sobre La última noche en Tremore Beach:
  1. La sinopsis no oficial dice algo así como (que me la voy a inventar, vamos): compositor se muda a una casa apartada en un pueblo apartado con vecinos muy top. Compositor sufre una serie de situaciones por las que yo habría dimitido de la existencia desde el minuto cero. Compositor pasa más de una noche en Tremore Beach hasta que llega la última y LAVIDA.
  2. El razonamiento de que "ningún sueño tiene Kleenex arrugados" para saber si estás durmiendo es frase digna de tatuárselo en chino en la nuca.
  3. Es uno de esos libros a los que yo, en un alarde de demostrar mis conocimientos profundos en la crítica literaria, llamo: no me fío ni un pelo de los vecinos. Y eso es un SÍ bien grande hasta el fin de los tiempos.
  4. Mi firme apoyo a emplear los videoclubs como lugares previos al picadero.
  5. Mensaje para el tito Mikel Santiago: ¿De verdad me ves capacitado para saber pronunciar correctamente el nombre de Clenhburran? Que lo intenté decir varias veces y en casa pensaron que estaba poseído.
  6. Otro mensaje para el tito Mikel Santiago: No me termines un capítulo (aquí el primero) con un "están todos muertos" porque a mí me da algo, ¿qué te crees, mi madre poniendo espejos?
  7. Algunas de las referencias musicales: The Frames, Cotton Eyed Joe, Harvest de Neil Young, Fleetwood Mac, Queen, Thin Lizzy, John Lennon, etc.
  8. Algunas de las marcas, películas o personajes que se nombran: WhatsApp, Twitter, Facebook, Google, MacBook Pro, iMac, iPad, FOX, Ray-Ban, Playboy, National Geographic, Volvo V40, El chico de oro, Rambo, Memorias de África, Todo sobre mi madre, Alicia en el país de las maravillas, Karate Kid, Hitchcock, Woody Allen, etc.
  9. Hay un spoiler sobre El viaje de Chihiro. Spoiler bien merecido para todas aquellas personas que se consideran seres humanos y todavía no la han visto.
  10. Las últimas cien páginas lo son todo, me adentré en ellas sin saber si apostar por el #TeamLoco o #TeamCuerdo. Este punto no lo entiendes hasta que no leas el libro.


La última noche en Tremore Beach cuenta con una base similar a la de El mal camino y guarda un par de coincidencias muy genialas (os lo juro) con Revival de Stephen King, con la diferencia de que fue escrito antes. Para que tú lo entiendas: La última noche en Tremore Beach es Aquí no hay quien viva y las otras dos son La que se avecina. Es una exageración, que yo no soy escritor pero también controlo el tema de las hipérboles.

Si te gusta el suspense con personajes muy ídolos donde todas las tramas tienen su sentido y su respuesta, que se desarrolla en un entorno donde hay más viento que en el videoclip Hello de Adele, y cuyas últimas cien páginas son de infarto real de estar con el 112 marcado todo el rato, este libro te gustará. Si te gustó El mal camino, te gustará. Si te gustó Revival, te gustará. Si eres Yo(s), te gustará y tendrás un blog tan molón como atractivo eres.

Los Kogan, put*s amos.
Judie, ídola.
Mikel Santiago, tito mayor e ídolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails