5/11/16

Sobre mi relación con 'Operación Triunfo' y su reencuentro

Que ha sido nula... Hasta que me he puesto a hacer memoria y quizás no lo fue tanto. **Yos quitándole el sentido al post desde la primera frase. Muy bien, campeón.** **Yos ha aprendido a hacer gifs con Photoshop y os lo muestra así**

Mi CD de Operación Triunfo: Gala Eurovisión
2002

Nunca vi OT1 y de esa edición tengo únicamente dos recuerdos: uno mental y otro tangible. El tangible es ese disco que véis en la imagen que me compré en 2002 en el Pryca de Murcia. Todavía conservo la imagen del lugar donde estaba colocado en la sección de música y también sé que su precio era inferior al resto de discos, de ahí, supongo, que mis padres accedieran a comprármelo. El otro recuerdo tiene que ver con que cuando iba a 1º de la ESO pasaba por casa de diferentes amigos que vivían cerca para irnos todos juntos al instituto (en plan Stranger Things pero sin bicicletas). Mientras esperábamos al último en subirse al tren imaginario del apasionante mundo de madrugar para ir a clase salió su madre y nos comentó que Chenoa no era finalista. Ni idea de por qué conservo esa información en mi cabeza ni puedo añadir nada más al respecto, mi cerebro considera que eso lo tengo que saber y el resto lo olvidó directamente.

Las galas o gala que hicieran sobre Eurovisión creo que sí las vi pero no estoy del todo seguro, además, por esas fechas mi cuerpo serrano desconocía de la existencia de ese festival. No solo no veía OT sino que tampoco me gustaba y de eso sí sé el motivo: odio cuando versionan canciones (ahora soy más permisivo con eso, el Yos de 2001 siempre fue un poco gilipollas).

Con el motivo de Operación Triunfo: El Reencuentro decidí verme los documentales porque sí que me interesa todo lo que tiene que ver con la cultura popular, estar al tanto de las modas sociales y así poder también aplicarlas en mi trabajo. Sé que hay gente a la que denominar este tipo de productos "cultura popular" les echa un poco para atrás, pero no deja de ser un producto con aceptación por parte del público y que en cierta medida afecta al consumo. Un ejemplo de esta crítica la podéis encontrar en un artículo para El País de Elvira Lindo. No comparto nada de lo que dice pero nunca está de más leer opiniones del polo opuesto; se aprende mucho.

Pues yo, que nunca vi OT, me zampé -y con interés, además- los tres documentales y el concierto en directo. Aluciné con los valores y sentimientos tan positivos que se desprendían en cada uno de los programas, en cómo un concurso con gente conviviendo no tenía por qué contar con discusiones diarias para enganchar a la audiencia. El concierto me sorprendió para bien por lo ágil que fue y la positividad que se transmitía al espectador, siendo una sensación tan agradable que hacía tiempo no experimentaba con la televisión, actualmente algo así solo lo siento con algún que otro libro.

Pero como en España no se puede dejar una cosa positiva en paz, pronto empezaron a buscar cosas negativas que resaltar sobre aquella primera edición. Parece que algunos medios no han aprendido que se puede hacer un buen contenido sin tener que dañar algo que dejó tan buenos recuerdos y sensaciones a tanta gente (hace quince años y ahora). Antes -en un párrafo que he borrado porque me pasaba de profundo y que simularemos como que todos habéis leído- decía que sentía que la televisión se reía de mí y un ejemplo a mi parecer es que no hayan hablado de la vuelta a los 15 años del programa porque lo emitía TVE y, por tanto, era competencia en la noche del domingo, y que ahora, casualmente, hablen pero solo para intentar sacar los trapos sucios y también aprovechar el tirón que ha tenido en las últimas semanas. No sé qué rumbo tomará la televisión pero cada vez me siento más alejada de ella.

6 comentarios:

  1. Soy la única española que no ha visto el reencuentro :( Ahora, el gif de la cobra, mil veces lo habré visto en repeat XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me metí en un sótano hasta que se pasó de moda la tontería de la cobra.

      Eliminar
  2. Hola :) Yo no he visto el reencuentro, pese a que fui uno de los que siguio devotamente las tres primeras ediciones, ya que estaban en mi pretenciosa edad escolar de que tenías que ver lo que el resto para poder esta a la moda y ser "guay". Tengo muchos recuerdos de OT1 sobre todo, y como tu creo que era un programa que aportada un impacto positivo y que en posteriores ediciones paso a convertirse en un GH (el cual también vi las primeras ediciones por moda, pero esa es otra historia). Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sé de uno que también hacía cosas por dejarse llevar por lo que estaba de moda en su entorno sin darse cuenta. o/

      Eh... GH lo he estado viendo fielmente hasta la edición de 2015. Sí.

      Eliminar
  3. Yo no he visto el reencuentro, pero me quedé con ganas de ver el concierto y he estado bicheando por Yutuf. He de decir que, igual que a un periodista de El País, me pareció una verbena total. Me dio pena, porque OT en su momento consiguió que todos los adolescentes (eso sería muy generoso, creo que éramos aún más chicos) tuviésemos conversación en los recreos y nos sintiésemos unos voyeurs de la relación Chenoa-Bisbal o quisiéramos tener el pelo de Nina. Bueno, y las versiones de Disney, por dios, las tuve en casette (CASETTE!) y creo que las quemé de tanto que las escuché.

    En fin, la nostalgia me corroe xD Lo que quiero decir es que me decepcionó bastante el concierto, estropeó un recuerdo que tenía de mi juventud. Quizás fue mi error creer que esto iba a ser como cuando Rosa no anunciaba productos de adelgazamiento o Bustamante lloraba emocionado. Te doy toda la razón en recordar a OT como un programa que no buscaba el morbo, al menos en sus primeros años. Me recuerda a la primera edición de Master Chef, que poco a poco se fue convirtiendo en un reality.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el concierto entero está subido a la web de RTVE. Fue algo que rozó lo cutre pero salvado totalmente por el ambiente y los concursantes, luego ya Mediaset se encargó de estropear todo el buen recuerdo que ha podido dejar, muy en su línea.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails