25/9/16

10 cosas sobre 'Aleación de Ley' de Brandon Sanderson

Como dirían en Ready Player One: este libro "es ley"

Me gusta pensar que existe una versión literaria de las galletas de la suerte en cuyo interior te puede salir una frase como: "Si Nacidos de la Bruma has leído ¿a qué esperas para seguir con Aleación de Ley, malnacido?". También aceptaría ese texto en un sobre de azúcar. O en una lona tapando un edificio en la zona centro de cualquier ciudad. O tatuado en arameo sobre tu nuca.

Y es que Aleación de Ley del *me pongo de pie* tito Sanderson *me vuelvo a sentar* transcurre en el planeta Scadrial trescientos años después de lo que vivimos en la trilogía Nacidos de la Bruma. En teoría a la trilogía original le seguirá otra que se inicia con Aleación de Ley (o no, porque el autor dice en los agradecimientos que "este libro no es parte de esa segunda trilogía" y me tiene un poco perdido este señor, PERO). Pues eso, que en teoría toda la obra la formarán tres trilogías: Nacidos de la Bruma, una segunda en la era urbana y una tercera en el futuro. De la segunda tenemos en castellano el libro del que voy a hablar hoy y en unos días Sombras de identidad que espero leer en cuanto lo lance al mercado Nova. Aquí fechas, portadas y demás.

Portada de la edición de B de Bolsillo (2013) - Ilustración interior

10 cosas sobre Aleación de Ley:
  1. La historia transcurre en un mundo wéstern con bandidos, trenes y puertas que se abren hacia ambos lados al entrar en un bar. Solo falta Clint Eastwood. En su lugar tenemos a Waxillium y a Wayne recién llegados de los Áridos para, entre cosas (y qué cosas, señores, qué cosas), resolver una serie de desapariciones un tanto raras.
  2. Es una sensación muy agradable cada vez que se menciona algo relacionado con Nacidos de la Bruma. Eso es el emoji de los corazones por ojos. Es acordarme del final de El héroe de las eras y morir lentamente. Luego ya volvía a mí mismo y seguía leyendo. Vamos, que estoy vivo, no os preocupéis. Marina Joyce.
  3. Estoy absolutamente convencido de que el personaje de Wayne está inspirado en Masacre. Comparte dos de los rasgos principales del mercenario bocazas, su nombre empieza por W y, lo más importa, soy fan absoluto de ambos.
  4. Me faltó libro. Acostumbrado a la extensión de sus obras con esta sentía que necesitaba 300 páginas más como mínimo.
  5. Se vuelve a demostrar que es posible crear personajes femeninos sin que estos parezcan que tienen alguna deficiencia mental. Actúan como personas normales y no como meros floreros. Salvo Steris que va a su ritmo y bastante tiene ya con lo suyo.
  6. El epílogo >>>>> cualquier cosa que leas en lo que te queda de año.
  7. Me urge una copia del contrato que realiza Steris. Ese sí que es un contrato y no el de Grey.
  8. Se habla sobre la llegada de la electricidad a la sociedad. La semana en la que lo estaba leyendo se fue la luz en mi barrio dos veces.
  9. Wayne, su sombrero, sus comentarios mordaces, su acento, su relación con Wax y la curiosa manía que tiene cada vez que roba algo son lo más. Como será el protagonista de la portada de Sombras de identidad podré besarle la frente cada noche antes de acostarme. Aquí las 3 portadas juntitas para que hagas como yo y te lo pongas de fondo de pantalla. ¡Por Wayne! o/º *yo alzando una jarra*
  10. Si Nacidos de la Bruma has leído ¿a qué esperas para seguir con Aleación de Ley, malnacido?

Mapa de Elendel

Si seguís mis reseñas habréis comprobado que normalmente no incluyo imágenes reales de los libros que tengo pero como de esta edición no he visto muchas por la red, pues aquí queda un ejemplo antes de que saquen la nueva versión. Aleación de Ley lo compré aquí, expliqué su adquisición en el primer párrafo de aquí, me llegó la portada con bastantes restos de suciedad (me gusta pensar que era parte de la ambientación wéstern de la obra) y la página del capítulo 8 un tanto rajada. Como estoy madurando no me importa demasiado que su continuación la vaya a tener en otra edición. O eso me repito cada mañana.

La trama es "sencilla" al nivel de El rithmatista, no es otro Elantris o El imperio final. Como lectura para mitigar un poco el mono por el mundo del Cosmere cumple su función más que de sobra y te deja con muchas ganas de seguir en él. Yo lo tomo ya como mi segunda residencia. Su mayor acierto vuelven a ser los personajes, me hubiese dado igual que me contara un listado de productos de AliExpress siempre y cuando fueran estos personajes los protagonistas de la historia. Solo por conocer a Wayne ya merece la pena.

Post con mucho enlace, mucha foto, mucho Wayne, mucho picky picky picky picky.



Wayne, ídolo celestial.
Epílogo, ídolo.
Momento Tillaume y el té, la vida.

4 comentarios:

  1. Morí con esta reseña, me has convencido de ir a buscar el inicio de todo este lío de historias y personajes. Y muero por partida doble, que todavía estoy con el Mundodisco de Pratchett y no sé si estoy para meterme con más sagas... O sí, como para ir variando.
    Y yo también quiero galletas de la fortuna que digan cosas por el estilo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!

      Montemos una cooperativa para hacer galletas de la fortuna literarias.

      Eliminar
  2. Aquí uno con muchas ganas de que salga la nueva edición, que llevo esperando desde el año pasado por que sabía la revisión y solo por ello estoy esperando, pero ya queda muy poquito, además de tener Sombras de identidad también. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tengo que hacer con la segunda parte sea como sea. A mí esta edición me ha parecido muy aceptable.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails