24/7/16

Visitando los Cliffs of Moher en busca de horrocruxes

Posando casual en los Cliffs of Moher

A esa cueva que se ve ahí en el centro de la imagen llevó Dumbledore a Harry Potter a conocer el maravilloso mundo de los horrocruxes. En esa cueva que no es una cueva pero justo encima estuvo mi cuerpo hace unos días y aquí he venido a regodearme ante vosotros.

Recientemente pasé unos días de vacaciones cazando Pokémon visitando Dublín y aproveché para desplazarme hasta los Cliffs of Moher. Ahora necesito de vuestra ayuda: poned un dedo en una punta de la mesa más cercana y otro en el lado justamente opuesto; imaginad que ese es el mapa de Irlanda; pues el de vuestra derecha es Dublín y el de vuestra izquierda los Cliffs of Moher. Entre uno y otro hay muchos kilómetros de carretera, horas en bus (¡un autobús con wifi gratis! ¡estuve en el futuro!) y poképaradas.

El tito Yos está usando más ahora su tarjeta de estudiante universitario que cuando era un estudiante universitario, de ahí que le haya salido la excursión por 37€ (bus de Dublín a Galway + Tour). Si no te importa madrugar (el primer autobús salió a las 6 de la mañana) es la opción más económica para visitar los acantilados de Moher, ya que hay que salir de Dublín y llegar a Galway a las 10 para coger el autobús del tour por Barren y Cliffs of Moher. Y luego lo mismo pero al revés. Mirando entre las distintas ofertas (+40€ seguro) ésta es la mejor con diferencia. Palabra de Yos. El tour lo hicimos con Lally Tours y es el que os recomiendo.

Vídeo con la escena de la película

Vale, llegamos a los acantilados, el conductor nos dice de cuanto tiempo disponemos para recorrerlo antes de que se marche y siga con el tour (tiempo más que suficiente), y activamos el modo Harry Potter Fan en cero coma. Lo primero que tu cuerpo nota es que allí corre viento y que ESTÁ PETADO DE GENTE. Lo segundo que tu cuerpo nota es un ligero cague al ver una placa en memoria de todos los que han fallecido allí. Más adelante entiendes la placa porque, "Johnny, la gente está muy loca" y por una foto con aspiraciones a lluvia de "me gustas" se acercan muy mucho al acantilado. Además, el sendero por el que caminar pasa en muchas ocasiones muy cerca del vacío, que yo en ocasiones me preguntaba si realmente había que ir por ahí o no. Si tenéis Vértigo os felicito porque la película tiene planos geniales, y si tenéis vértigo los Cliffs of Moher no son vuestro sitio.

La senda o camino está divida en dos con una pared de piedras: la parte interna para los que aprecian un poco su vida y la parte externa para los temerarios, valientes, adoradores de Satán, raza superior... y, al parecer, el 95% de los visitantes. Yo anduve por los dos, por eso de vivir la experiencia al completo, no porque pensara que me iba a tropezar con las piedras, los charcos, el barro, los desniveles, mis propias piernas o algún loco me pudiera empujar. Para nada. Lo cierto es que la mayor parte del tiempo la pasé en la zona temeraria y lo flipaba mucho por existir esa zona tan poco protegida.

En fin, eso es todo. Uno va a los Cliffs of Moher para ver acantilados, verde, conocer el frescor irlandés, gente haciendo fotos de forma compulsiva (y qué fotos, señores, qué fotos) y estar donde Dumbledore perdió la zapatilla. Y sí, es la primera vez que he estado en un sitio donde también estuvo Harry Potter. *emoticono de corazones por ojos*

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Jolín, que guay que hayas estado en la cueva*-* Me das envidia. Por cierto, me encanta Harry Potter^^
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Propósito del post conseguido: dar envidia. Logro desbloqueado.

      Eliminar
  2. Joe, que fuerte, no sabía que se podían ir a estas cosas. Parada apuntada, envidia conseguida. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo sabía hasta un día antes de ir. La vida es maravillosa a veces.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails