30/7/15

10 cosas sobre 'El secreto de Gaudlin Hall' de John Boyne

Sí, John Boyne es el autor de El niño con el pijama de rayas

Después del ejercicio mental que me supuso el terminar con Las luminarias quería un libro más breve y sencillo, y allá que fui a parar a uno de colorear para terminar en El secreto de Gaudlin Hall de John Boyne. Nos cuenta la historia de Eliza Caine -"Yo soy Caine... CaineCaineCaine..."- cuando ejerce de institutriz (algo que te repetirá en varias ocasiones por si se te olvida en las cerca de 250 páginas) en la mansión de Gaudlin Hall. Y aquí ya empiezas tú a cagarte vivo con lo que le sucede dentro de esa casa y los especialitos vecinos de Norfolk. Vecinos muy reticentes a contarle cosas sobre el pasado a la protagonista, pero que a la tres frases intercambiadas con ella le cuentan hasta cuándo se hicieron las escrituras de la casa e incluso el código PUK si hiciera falta.

10 cosas sobre El secreto de Gaudlin Hall:
  1. Eliza Caine es el personaje protagonista, algo fea según ella y experta en juzgar a los demás a primera vista según yo(s). Para ella, casi todo el mundo es feo, raro o le cae mal, era muy yo en mi clase.
  2. Hay una española con un curioso papel, y no me refiero a Elsa Pataky en Serpientes en el avión. Magna.
  3. El libro comienza (aquí el primer capítulo) con la frase: "Charles Dickens fue el culpable de la muerte de mi padre". Todo está contado desde el punto de vista de Eliza y aquí ya ves lo peliculera que puede llegar a ser. Charles Dickens aparece como personaje y es muy top.
  4. Los niños a los que tendrá que cuidar son Isabella y Eustace. Ambos igual de enigmáticos, igual de ídolos pero muy diferentes entre sí, como un Gemelier y Abraham Mateo.
  5. En cierto momento hay una alusión a Jorge II y pensaba que seguiría por ahí la historia o que tendría más peso en la trama general, pero no, simplemente sirve para fiarte menos todavía de la mansión.
  6. Aparecen críticas a la Iglesia y al papel de la mujer en la sociedad a finales del siglo XIX (periodo en el que transcurre la historia).
  7. Hay algún que otro spoiler de libros clásicos. Me los tragué todos, como me dijo tu novia, y agradecí que me recordara que todavía no había leído Nuestro amigo común que lo tengo en la estantería criando polvo. Mil páginas criando polvo. Está mi estantería, el libro y el polvo. Tres mundos conviviendo sin mezclarse del todo.
  8. A mitad de libro, justo al final de un capítulo, ocurre el momentazo de la vida. Si no se me desencajó la mandíbula poco faltó. Imaginadme con la boca muy abierta, por favor. Me pone.
  9. Cuenta con buen final siempre y cuando entiendas que se trata de un libro que relata una historia paranormal y, por lo tanto, se permite casi todo. Menos que resuelvas panel sin haber dicho consonante antes. No es un final como París 2041, PERO.
  10. Cada vez que huelas a canela te acordarás del libro.


La editorial Salamandra ha sido la encargada de su publicación en castellano. Un libro que de ser película tendría muchos sustos, como por ejemplo el momento que se vive en la visita a la playa donde yo no sabía ya hacia dónde mirar o qué esperarme de todo lo que estaba ocurriendo a la vez (muy videoclip de la Platten). Mi pensamiento lo tenía en una acción concreta pero no me olvidaba de lo que estaba haciendo otro personaje... y así fue mi sufrimiento lector hasta el final. Los sustos son algo que se repiten en varias ocasiones y que nunca llegas a esperarte del todo. Hay que tener en cuenta que trata sobre fantasmas, por lo que ya tenemos una imagen mental sobre lo que eso implica. ¿He dicho "metal" o "TripleDental"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails