28/4/14

Análisis del videoclip 'Marilyn Monroe' de Pharrell Williams

¿Os suena un tal Pharrell loestoypetando Williams? ¿Y una tal Marilyn Monroe? ¿Y un tal Jorge Asín? Este último sé yo que no porque era un concursante de OT3. Estaría muy bien que os colocara un enlace a una foto para que le pusierais rostro, pero prefiero someteros al esfuerzo que supone acudir al buscador de cabecera de cada uno e introducir el nombre, eso o quedaros con las ganas.

Yos, siendo malote de 1989 (cuarto de siglo).

Todo esto viene a que resulta que Pharrell ha sacado nuevo videoclip bajo el título de Marilyn Monroe y, por raro que parezca, no sale ella en ningún momento como podíamos esperar. La mención a Jorge Asín era simplemente para insertar un comentario jocoso. Creo que lo he conseguido, ¿no? Siguiendo con lo del vídeo musical, no era mi intención hacer un análisis sobre él, pero después de investigar un poco me he dado cuenta de que esconde detalles o curiosidades muy interesantes. Allá va la primera: la ha dirigido Luis Cerveró, ¡un español! Aquí podéis ver algunas de las obras audiovisuales del realizador, todas geniales y maravinoicas. Luis Cerveró, ¡fíchame!, ¡take me to your leader!

Bien podría ser Verano Azul versión indigente

En mi afán de volver a decepcionar cual autor de ¿Murcia está de moda? o El maravilloso mundo de las fiestas de mi facultad, he considerado oportuno no hacer lo que dije que haría en Twitter en relación a la imagen de arriba: "Y sí, voy a comentar sobre las 2 sillas que se ven a la derecha de la imagen". Lo que ocurre es que considero que cualquier referencia que pueda hacer sobre las sillas y, por lo tanto de Adele, ya la estáis esperando desde antes de acceder a este post. A mí me gusta el factor sorpresa y siendo previsible eso no se consigue, no, no.

"¡Que ya estoy aquí, cojon*s!"

El videoclip comienza dándole al play, como todos, y en él vemos a Pharrell emerger de la oscuridad para plantarse ante nosotros y se asombra, expresión que acompaña con la cara y las manos formando un perfecto triángulo si las unes. ¿Y qué decimos nosotros cuando vemos un triángulo en un videoclip? ¡Illuminatiiiiiiii! Eso, muy bien. A mí me recuerda mucho a este momento del videoclip Señorita de Abraham Mateo, qué queréis que os diga.

La mujer que no podía doblar los codos. El drama.
[En realidad lo que no puede es bajar los brazos]

Oh, tristeza suprema cuando descubrimos que la cara de asombro del cantante no se debe a que se alegre de vernos, sino que se ha topado con su musa, su diosa particular, su señora de la pandereta (sin pandereta). Acude a abrazarla y ¡zas! Esa mujer tan delicada como los tobillos de Conchita se esfuma, era todo un sueño. *Pharrell despierta palote*

Acto seguido coge su bicicleta, se da una vuelta por los suburbios porque eso siempre queda muy bien en un videoclip para gente moherna, y acude al lugar de ensayo donde le espera un nutrido grupo de bailarinas. En ese momento hay un detalle que me ha gustado, y es que se ve al cámara reflejado en el espejo mientras nos intenta despistar poniendo a una mujer con las bragas por fuera. En mi opinión, se le han dado demasiados minutos a mostrarnos cómo ensayan, no creo que aporte mucho al vídeo. Lo que también me gusta, como lo del cámara, es poder disfrutar de los movimientos característicos del cantante. Recordemos que esos movimientos/bailes me guían en mi día a día desde que lo descubrí gracias al videoclip de Blurred lines.

Como hemos dicho antes, Pharrell llega al lugar montado en bicicleta y hay un momento en el que se le ven los calzoncillos. Pues bien, en ellos se puede leer la palabra Sape, y como personas de bien que os creo os preguntaréis qué quiere decir eso. SAPE, así en mayúsculas, es la Sociedad de Ambientadores y Personas Elegantes de los habitantes del Congo. Aquí tenéis un buen anuncio camuflado de documental en el que podéis saber más sobre ellos.

Que lo mismo soy el único que ve un enorme falo a la derecha

A lo largo del vídeo se intercalan imágenes de mujeres jóvenes, actuales, urbanas, felices con la vida, consumidoras de Ligeresa y multirraciales mostrando un estilo de vida muy americano a la par que envidiable. Todo eso está muy bien, pues la canción versa sobre las mujeres. Luego entramos en el plano de lo subliminal y las vemos adoptando posturas provocativas, "abrimientos" de piernas, falos kilométricos camuflados, etc.  

Podría ser un anuncio de Tampax y todos tan felices

En la sala de ensayo hemos visto que al entrar saludaba a todo el mundo, entre ellos estaban los miembros de la banda. ¿Para qué han ido allí? Ni idea, ya que después comprobamos que han optado por poner la canción en un reproductor, los instrumentos han permanecido en la sala pero no hay ni rastro de los músicos.

Dejando ese misterio a un lado, entra a la sala contigua donde es recibido por más bailarinas y el maravilloso mundo tricolor. Es de mis escenas favoritas, siempre me han gustado los planos en los que se juega con el color y aquí queda muy bien. Además de que necesito tener un sombrero rojo como el de Pharrell de forma urgente y que me podéis regalar en el momento que ustedes deseen.

Vuelve Artemisa

No podemos pasar por alto la aparición de la figura de Artemisa, en esta ocasión encarnada en Kelly Osbourne. La vez anterior que vimos a Artemisa fue en G.U.Y., como todos recordaréis, y lo que quizás no sabéis tanto es que Kelly tuvo hace un tiempo, ya está todo solucionado, una disputa con nuestra amada y señora madre Lady Gaga, creadora del cielo y de la tierra, de las metratetas y de los trajes de carne. Con lo cual el círculo se vuelve a cerrar. Todo es tan ARTPOP en nuestras vidas...

Otra vez las sillas. Cuanto daño ha hecho Adele.

Hasta aquí todo lo que quería comentar sobre el videoclip Marilyn Monroe. Recomendaros su visión y, si queréis, repasar los últimos análisis videocliperos realizados: G.U.Y., Can't remember to forget you, Drunk in love y Unconditionally. Como siempre, se agradece mucho la difusión del post a través de las redes sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails