13/3/14

¿Por qué leer 'Insurgente' si con 'Divergente' ya fuiste feliz?

 44444444444444

Nos adentramos en el maravinoico mundo de las segundas partes. Tuve que acudir a la entrada que escribí sobre Divergente para recordar si os había dicho que me había gustado o no y me he sorprendido, no sabía que me había parecido tan bueno ya que en mi mente tenía catalogado el libro como aceptable, sin más. Con Insurgente, el tocho que va entre Divergente y Leal, sí que tengo claro que me ha resultado entretenido pero de mucha menor calidad que la primera parte. Bastante, de hecho.

Si en en el libro anterior veíamos a Tris pasar por su propia selectividad y madurando a marchas forzadas, ahora la vemos asumiendo el papel de heroína sin que nadie se lo haya pedido y haciendo lo que le da la gana. Un personaje que se ha tornado de lo más odioso al que le quiero dedicar una cartita que aquí dejo:
Tris, nenica, escucha, está muy bien que vayas de salvadora por la vida, sobre todo porque eres la protagonista de tu libro y sería muy aburrido verte, yo qué sé, haciendo punto de cruz en cada capítulo, aunque en El tiempo entre costuras ocurre algo parecido y mira el éxito que ha tenido -menos mal que en la serie se han centrado más en la acción y menos en el coser-. Antes me caías medianamente bien, y eso es un logro para ser un personaje femenino de un libro destinado al público adolescente, que parece que todas las novelas de este estilo tienen que contar con una pavisosa de protagonista -¡Hola, La Huésped!-. 
Por favor, no vayas de digna por la vida y luego hagas como que que tu hermano te traicione es lo más normal del mundo y que no lo odias a muerte porque no te lo crees ni tú. Salvo que formes parte del Foro de la Familia. Yo a él lo perdono simplemente por llamarse Caleb y recordarme a Pretty Little Liars (mejor serie viva 2014). 
Por último, y aunque no me quiero meter en temas de pareja, podrías dejar de ser tan flipada con el pobre Cuatro. Sí, te he llamado flipada. No son nada lógicas esas discusiones sin venir a cuento que duran 3 frases y, a continuación, otras 3 de reconciliación. Una vez está bien. Dos también lo puedo aceptar. Pero 4.681.368 veces -número puestos al azar, en realidad no los he contado aunque no creo que me haya alejado mucho- llegan a cansar. Es que Insurgente consiste en verte discutir con Cuatro, no hacerle caso, volver a discutir, salir de excursión, discutir otra vez, ir de salvadora de la humanidad y discutir de nuevo. Flipada.
Un besi.


El libro termina de lo más interesante dejándote con ganas de empezar con el final de la trilogía, cosa que haré en cuanto me haga con un ejemplar. Aunque lo más quiero destacar de esa parte del final es la breve conversación entre dos personajes en la que uno de ellos se "confiesa" a su manera como gayer del reino instantes antes de morir. No pinta absolutamente nada en la historia, ni parece que vaya a tener un mínimo de repercusión, pero ahí está la autora yendo de modernilla incluyendo una mini breve trama LGTB. Sí, eso es lo que más he llamado la atención de todo.

"Tito Yos, tito Yos, entonces ¿leemos la trilogía? ¿Nos quedamos solo en la primera parte o seguimos adelante?" Mira, querido desconocido, Insurgente no es tan mal libro como haya  podido parecer por lo que he comentado. Es muy entretenido a la par que previsible, pero si acudes sin ningún tipo de premisa y te dejas llevar lo puedes llegar a disfrutar aunque luego te avergüence admitirlo públicamente. Eso sí, ya te digo que no va a ser el libro de tu vida y si así lo fuera sería tristísimo al mismo nivel que tener 24 años y escribir en un blog una carta a un personaje ficticio.

Ale.

2 comentarios:

  1. El libro de "Insurgente" es in-sufrible (el CHISTACO del día). Hale, ya lo he dicho, ya puedo dormir tranquila esta noche XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el horror que es el libro está la belleza de él.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails