2/9/13

El día que... ¡un, dos, tres, al escondite inglés!

Dramatización de pararse a escribir en el móvil

[Post con InfoYosVidaReal]

Este verano, por varias razones carentes de interés para vosotros e incluso para mí, he tenido que bajar al pueblo (ir de casita al centro es "bajar al pueblo") más veces de las que me gustaría en un primer momento. Andando. En agosto. Como hay que ser optimista en la vida, de esos paseos mañaneros que me he metido he sacado una interesante experiencia que os paso a relatar con más o menos gracia. Tampoco me pidáis ni esperéis mucho, porfi.

Vivir en un pueblo conlleva el que para moverte de un punto a otro de él tengas que ir o en algún medio de transporte propio o andando -la mula y el burro ya no se estila por aquí-. Con esto quiero decir que no hay transporte público, por eso mucha gente de fuera se asombra cuando digo que NUNCA me he montado en un taxi y que la primera vez que me monté en un autobús urbano fue cuando fui a Barcelona el año pasado (2012). Sí, me da una imagen de pueblerino total, pero es lo que hay, algún día habrá algún personaje así en Glee para que me identifique con él. Lo presiento.

Mi kit para salir de casa consiste en llevar el móvil para que cumpla la función de mp3, porque mis 1.265 mp3 anteriores han fallecido sin saber nadie la razón, conque paso de comprarme más. Pues eso, voy andando tan feliz por la calle y, de pronto, la persona de delante se para en seco. Mi primer pensamiento fue que era el inicio de un flashmob discreto, pero no. El segundo pensamiento fue que estábamos jugando, sin saberlo, al 'Un, dos, tres, escondite inglés', pero tampoco. Resultó que estaba escribiendo en el móvil. Esto no sería preocupante si no fuera porque cada tres metros se paraba otra persona por la misma razón, lo que convertía mi paseo mañanero en un circuito de hacer zigzag continuamente.

Después de realizar varias fintas a gente desconocida, consigo llegar a mi casa. Es allí donde rescato aquel primer pensamiento que me vino con los parones: el 'Un, dos, tres, escondite inglés'. En realidad no recordaba de cómo se llamaba aquel juego que, supongo, conoceréis. En mi mente siempre ha sido el "Un, dos, tres, cochecito inglés y/o cochitoinglés". Busqué en San Google y aprendí cómo se llamaba de verdad, por eso aquí lo he escrito bien. La alegría de mi vida vino al descubrir en Wikipedia que en Argentina se llama 'Un, dos, tres, estrellita es', un nombre realmente de lo más gayer-empotreitor. Y, mi favorito, de la mano de Costa Rica: "Un, dos, tres, quesito STOP". Muero. "Quesito STOP", jajaja.

Quesito.

STOP.


2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ese no lo había oído nunca, pero vamos, creo que toda la población estaremos de acuerdo en que 'Quesito STOP' es el mejor actualmente.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails